Usos

Tras realizar un exhaustivo estudio a través de las diferentes páginas y vídeos de Internet, buscando para qué sirve el alcohol isopropílico, traemos la que creemos es la más completa recopilación de usos y utilizaciones, tanto a nivel industrial, como a nivel del hogar y para un uso personal.

Su principal utilización como producto de limpieza, gracias a su capacidad de disolución de grasas, así como su rápida evaporación que permite un correcto secado sin dañar los circuitos electrónicos. Veremos también su utilización para distintas facetas de la higiene corporal, y su función biológica eliminando bacterias dañinas gracias a su efecto desinfectante.

usos

En la siguiente tabla, se muestran los principales usos del alcohol isopropílico:

Uso de limpieza:

El alcohol isopropílico resulta ser un componente muy eficaz para la limpieza, tanto del hogar como de la industria.

Dentro del hogar, se suele utilizar para la limpieza de las superficies, tal y como haríamos con un limpiador como un habitual.

Al tratarse de un producto químico, debe utilizarse con precaución, de manera eficaz, siguiendo unas pautas para evitar posibles problemas o posibles intoxicaciones.

Dependiendo del producto que queremos limpiar, utilizaremos el alcohol de diferente manera.

Productos que necesitamos a la hora de hacer la limpieza:

  1. Agua
  2. Alcohol isopropílico
  3. Un trapo o paño
  4. Cepillo de dientes
  5. Brocha de maquillar
  6. Algodones

Productos electrónicos:

Utilizaremos este alcohol para la limpieza de productos electrónicos, componentes informáticos, tales como los discos duros, las pantallas, el teclado, ratón, la placa base, las tarjetas de memoria…

Simplemente deslizar hemos el trapo humedecido en alcohol isopropílico sobre la superficie del objeto que queramos limpiar.

El alcohol es capaz de limpiar disolviendo las distintas sustancias que ensucian estos componentes, sin dañarlos, ya que se evapora muy rápidamente. En apenas unos minutos, todo el alcohol isopropílico habrá desaparecido, dejando el objeto preparado para volver a utilizarse.

Los técnicos que reparan diferentes piezas electrónicas, como el caso de las placas de los teléfonos móviles, están acostumbrados a utilizar el alcohol isopropílico como limpiador. Para ello, utilizan un simple cepillo de dientes, enjuagado en alcohol y lo extienden sobre los diferentes circuitos.

Podemos utilizar el cepillo de manera enérgica por todas las partes de la placa, teniendo cuidado en los flexs, cuyas partes salientes podrían romperse.

Limpieza de placas electrónicas

Para limpiar las placas base de un ordenador, de mayor tamaño, podemos utilizar un pincel o una brocha e ir remojando las en el alcohol a medida que vamos aplicando producto.

Limpiar su teléfono móvil:

Este tipo de alcohol es capaz de quitar la suciedad de su teléfono o celular, al mismo tiempo que los desinfecta. Suelen decir que los teléfonos móviles son capaces de acumular muchas más bacterias que las que podemos encontrar en la taza del baño.

Aplicar de manera habitual alcohol isopropílico sobre nuestros teléfonos, conseguirá mantenerlos limpios de suciedad y de patógenos.

Para limpiar la maquinaria de los relojes:

Alcohol para reloj

Podemos utilizar el alcohol isopropílico para limpiar tanto la caja externa del reloj como las partes internas, la maquinaria, las espirales, los rubís.

Al mojar las partes de la maquinaria en alcohol, conseguimos arrastrar la sociedad, sin riesgo a que queden restos de humedad o se llegue a oxidar alguna de las piezas. Como ya sabemos, el alcohol se evapora muy rápidamente.

Para limpiar lo que es la cubierta del reloj, ya sea de cristal o de plástico duro, se recomienda aplicar el alcohol a través de un pequeño spray sobre la zona, y secar posteriormente con un trapo limpio o un pañuelo de microfibra, de los que se suelen utilizar para limpiar las gafas.

Pequeños cristales y lentes delicadas

Podemos utilizar este alcohol también para limpiar las lentes de unas gafas, las lentes de un microscopio, de un telescopio, de unos prismáticos… Actuar con eficacia sobre las lentes binoculares.

Quitamanchas multiusos:

Una buena manera de disponer en casa de un quitamanchas multiusos es introducir en un frasco una parte de alcohol con dos partes de agua. Podemos aplicarlo mediante un trapo o un paño en diferentes superficies de la casa, en los sofás, pueden aquellas zonas que se hayan ensuciado con algún tipo de sustancia.

El alcohol, por su capacidad disolvente, es capaz de llegar allí donde el agua sola no puede limpiar.

Limpiar las paredes, persianas y baldosas:

Utilizaremos el alcohol isopropílico para limpiar estos tres casos:

Seguro que muchas personas que están leyendo este texto, tienen hijos que en alguna ocasión les han pintado las paredes, y sabemos lo difícil que resulta quitar la pintura. Este alcohol tiene la capacidad de disolver incluso la pintura de los rotuladores permanentes.

Otras veces, nos encontraremos con manchas típicas de humedad que no desaparecen con el lavado. También resultará un remedio eficaz para eliminar el moho.

Limpiar paredes del baño

Para las persianas, al quedar siempre recogidas en un recoveco de difícil acceso, suelen ensuciarse con mucha facilidad. También destacaremos el uso del alcohol para la limpieza de las baldosas y azulejos, tanto del baño como de la cocina.

Modo de empleo: utilizaremos un paño húmedo, mojado en alcohol isopropílico, con la opción de mezclarlo con otros productos específicos para la zona a tratar, más especializada en la eliminación de las bacterias, o aquellos productos que mejoran el olor.

Aplicar con el paño sobre la superficie con movimientos ágiles y fuertes, y notarás que la sociedad se elimina fácilmente.

Limpieza de espejos y cristales:

Este tipo de alcohol supone un excelente remedio para la limpieza de superficies reflectantes, tales como un espejo o un cristal. Podemos utilizarlo para la limpieza de las ventanas, y también de los espejos de nuestra casa.

Se recomienda mezclar el alcohol isopropílico con limpiacristales y detergente para conseguir unos resultados espectaculares. Aplicar utilizando un periódico, para permitir que los cristales y las lunas queden relucientes.

Para la limpieza del coche:

Especialmente recomendado también, para la limpieza de las lunas de los coches, en las que suele resultar muy difícil limpiar las manchas de las excreciones de los pájaros. Este remedio suele permitir que no se acumule la escarcha sobre el parabrisas.

Puede aprovechar para limpiar los espejos retrovisores tanto externos como internos.

Espejos del coche

Utilizaremos un estropajo de fibra, el alcohol isopropílico de la mayor concentración posible, un envase para mezclar los líquidos, una esponja y líquido limpiacristales.

Cuando limpiamos un únicamente los cristales del coche con agua y jabón, no siempre queda el resultado que esperamos. En ocasiones aparecen algunas impurezas difíciles de quitar. Es por ello, que se recomienda, una vez lavados los cristales, aplicar el alcohol isopropílico en un trapo y pasarlo de nuevo por la zona.

Limpieza de alfombras:

En ocasiones, cuando se nos cae un plato al suelo o cuando caen restos de comida, es posible que una alfombra se nos manche de grasa de aceite y quede arruinada para siempre. Un remedio eficaz que debes poner a prueba es utilizar el alcohol isopropílico mojado en un trapo o un paño de micro fibras, y aplicarlo sobre la alfombra. Para hacer una prueba preliminar y ver los posibles resultados finales, se aconseja aplicar únicamente en una zona pequeña de la alfombra, esperar unos minutos. De esta manera, podemos conocer cuál será el resultado si aplicamos sobre toda la superficie de la alfombra.

Limpieza de metales:

metales con alcohol isopropilico

Sabemos que la limpieza de los metales de la casa no siempre son tareas fáciles de conseguir. A veces, los metales suelen perder el brillo natural.

Podemos limpiar objetos metálicos tan habituales como las pinzas de depilar, las tijeras de la cocina…, Que además de recuperar el brillo natural, se mantendrán inertes ante la posible presencia de bacterias o patógenos.

Para chinches, piojos y ácaros

Uso para las chinches:

Una vez que parecen chinches, resulta muy difícil tratar de deshacerse de ellos. Es habitual que se apliquen siempre remedios preventivos antes de que aparezca la plaza.

 Pero si en tu caso, no encuentras una solución, no quieres envenenar del aire de tu casa con las sustancias tóxicas de un insecticida, ni tampoco quieres llamar a un especialista, puedes probar el siguiente remedio utilizando alcohol isopropílico:

Utiliza una botella de spray en cuyo interior hayas puesto el alcohol isopropílico. Comienza a pulverizar de manera generosa aquellos lugares donde las chinches suelen anidar con mayor facilidad, tales como las almohadas, los colchones y las sábanas de la cama, y de los armarios.

limpieza colchón

Una sola pasada no será suficiente, tendrás que repetir este tratamiento varias veces hasta conseguir acabar con las chinches.

El alcohol, es capaz de penetrar en las células de estos insectos y acabar con ellos. Sus propiedades secantes, permiten también destruir los huevos de los chinches que existan en las proximidades. Si aplicamos alcohol sobre la superficie en la que están los huevos o las pequeñas larvas, no llegarán a crecer ni a desarrollarse.

Alergia a los ácaros:

Aquellas personas que suelen propensas a la alergia a los ácaros, tienen un remedio eficaz utilizando este tipo de alcohol. Se recomienda utilizar un envase de tipo spray, o pulverizador, llenarlo de alcohol isopropílico y aplicarlo generosamente por la almohada y el colchón.

Si realizamos esta acción por la mañana, al llegar la noche los ácaros ya estaban todos muertos. Conviene realizarlo durante dos o tres días seguidos. Al menos, una vez, añadir bicarbonato de sodio el colchón, extenderlo bien, dejarlo reposar unos minutos y limpiarlo más tarde con el uso de una aspiradora.

Posteriormente, bastará con una sola aplicación del spray una vez por semana para continuar el mantenimiento.

De esta manera conseguiremos acabar con la alergia a los ácaros definitivamente.

Contra los piojos:

No es necesario acudir a la farmacia y comprar el típico champú que venden para ayudar a terminar con los piojos. Generalmente este tipo de champús, son eficaces, pero también son muy caros.

limpiar piojos

El alcohol isopropílico también es un remedio eficaz para eliminar los piojos y las liendres de la cabeza. Utilice una botella de spray a la que añadiremos el alcohol y unas gotas de lavanda. Aplicar generosamente por el cabello, y también en la zona del cuero cabelludo. Posteriormente, se recomienda utilizar un peine especial para retirar los piojos muertos.

Uso para la higiene personal

Uso como desodorante:

En casos de necesidad, en que notamos que nos huele al sobaco, y no tenemos un desodorante a mano podemos utilizar el siguiente remedio:

Frotar este tipo de alcohol en las axilas es suficiente para acabar con aquellas bacterias causantes del mal olor.

No es aconsejable utilizar el alcohol de manera continuada sobre la piel, ya que con el uso, se vuelve muy irritante.

Tampoco se recomienda después de la depilación. Es aconsejable mantener la zona varios días sin depilar antes de proceder a aplicar el alcohol, en caso contrario, seguramente irrite y cause muchas molestias.

Limpiar los oídos:

Mucha gente, aún sigue cometiendo el error de utilizar los bastoncillos de algodón para limpiar los oídos. El problema es que al introducir el bastoncillo, la cera se acumula mucho más al interior, se agolpa y puede llegar a formar tapones.

Una manera eficaz para limpiar los oídos es utilizando alcohol isopropílico.

Se recomienda mezclar en una taza el alcohol con vinagre blanco. Sumerja el bastoncillo de algodón en este líquido y aplíquelo en el oído sin hacer presión. El poder disolvente del alcohol la cera de la manera correcta.

Para eliminar el esmalte de uñas:

Habitualmente, se usan la acetona, que es un derivado del propio alcohol isopropílico, pero que resulta ser bastante agresivo y que puede causar daño en las uñas.. Una mejor opción será utilizar el alcohol isopropílico mojado en un algodón. Quizás, el esmalte tarde mucho más que con la acetona, pero la salud de sus uñas se lo agradecerá.

De promedio, puede llegar a tardar hasta cinco minutos en cada uña.

Para los bellos encarnados:

Si tienes un vello encarnado, y empieza a producir dolor e irritación en la zona, se aconseja humedecer un algodón con este alcohol y aplicarlo varias veces a lo largo del día. De esta forma, se ayuda a que el vello consiga salir al exterior, donde posteriormente puedes arrancarlo mediante unas pinzas.

Uso medicinal:

Uno de sus principales usos medicinales es su función de antiséptico tópico. Es por ello, que también se le suele conocer como alcohol de frotar. Habitualmente, tiene un 70% del volumen de alcohol.

También se utilizan dentro del ámbito médico como un buen desinfectante para las manos.

El desinfectante de manos suele tener 75%. El otro 25% de agua es necesaria para poder penetrar más fácilmente en las membranas de las bacterias.

Para la desinfección de almohadillas de limpieza y almohadillas para quitar el maquillaje. Muchas toallitas húmedas también suelen venir impregnadas en este alcohol para prevenir la contaminación por patógenos.

También se utiliza para prevenir la otitis externa. Se añade alcohol isopropílico para ayudar a secar el agua de los oídos.

Aunque ya está desechado su uso como anestésico, inicialmente, cuando no se conocían sus efectos secundarios, se llegó a utilizar como anestésico general de uso veterinario para pequeños mamíferos. Causaba irritación respiratoria, hemorragia interna y diferentes problemas visuales y auditivos, pudiendo también causar la muerte en varios animales. Estos efectos supusieron que se suspendiera su utilización.

Como desinfectante de manos:

Frotar el alcohol en las manos es una de las mejores formas de acabar con las bacterias y posibles patógenos que día a día se acumulan en nuestras manos.

Alcohol isopropilico para manos

Aconsejamos el siguiente remedio:

En un vaso, llenamos la mitad de gel de aloe vera. Añadimos una cucharadita media de alcohol isopropílico, unas gotas de aceite del árbol del que. Lo agitamos todo, y lo introducimos en un bote con dosificador. Ya tenemos nuestro propio desinfectante casero de manos para poder llevar en el bolso.

Precauciones al usarlo en la piel:El alcohol isopropílico, puede llegar a irritar la piel, sobre todo en personas que tienen la piel muy sensible.

Para los granos y el acné:

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, el alcohol, no solamente desinfectada la zona y la limpiará de los posibles patógenos, sino que también, calmará la piel, le ayudará a prevenir la aparición de nuevos granos.

Muchas personas, utilizan el alcohol diluido con un poco de agua, aproximadamente en una proporción 80% de alcohol y 20% de agua. Y posteriormente su margen un algodón que se lo aplican para tratar de reducir los granos de acné de la cara.

Conviene aplicar un algodón mojado en alcohol sobre la superficie del grano, sin abusar de este remedio a lo largo del tiempo. Ya hemos dicho anteriormente, que el abuso de esta sustancia puede irritar la piel.

Este método, no es apto para todas las personas. Aquellas que tengan la piel más sensible, seguramente no ten una mayor irritación y picazón en la zona.

Uso contra el herpes labial:

El herpes labial, tiene una sintomatología típica, visualmente localizada en los labios, y cuyo origen suele remontarse a la presencia de un virus. Este virus, suele presentar lo el 85% de la población.

De acuerdo con unos estudios de la Universidad de Michigan, se recomienda aplicar sobre la herida el alcohol isopropílico en concentración del 70%. De esta manera se conseguirá reducir la zona de la llaga y mitigar el dolor.

Avisamos de antemano, que este procedimiento puede doler y causar ardor en la zona, pero conseguirá ayudar a que se cure mucho antes.

Alternativa al hielo:

En ocasiones, cuando tenemos una picadura o la piel hinchada, se recomienda aplicar hielo, pero no directamente sobre la piel. Una buena alternativa al hielo puede ser el alcohol isopropílico mezclado con agua y guardado en el congelador.

La mezcla correcta sería una parte de alcohol con dos de agua. Puedes rellenar pequeñas bolsitas de congelado, a las que se les saca el aire, y guardarlas en el congelador.

Debido a que el punto de fusión del alcohol es mucho más inferior que el del agua, al cabo de una hora aproximadamente, no obtendrás una masa dura congelada, sino una especie de pasta, fácilmente manejable, y que mantiene el frío.

Puedes utilizar estas bolsitas como sustituto del hielo, para aplicar en las lesiones, y también para transportar las bebidas que quieras mantener frías como si fuera una nevera portátil.

Para el dolor de las articulaciones:

El remedio consiste en mezclar 50% de alcohol isopropílico con 50% de agua y colocarlo mediante compresas en aquellas zonas en las que sientas dolor, generalmente articulaciones como el tobillo, en la rodilla, la muñeca…

Usos industriales:

Uso como disolvente industrial:

La mayor parte de la producción de alcohol isopropílico tiene como función la de actuar de disolvente para diferentes procesos industriales. Tiene la capacidad de disolver una gran cantidad de compuestos no polares.

Debido a que se evapora muy rápidamente, apenas dejar rastro, a diferencia del etanol, y además, su baja toxicidad lo convierte en uno de los mejores disolventes del mercado. Esta propiedad permite su uso para la limpieza de dispositivos electrónicos e informáticos.

Especialmente, utilizado de manera habitual, como un producto de limpieza industrial capaz de disolver aceites y grasas.

Uso como componente de otros productos:

El alcohol isopropílico puede hacerse reaccionar para dar lugar a nuevos productos de todo tipo.

Mediante esterificación, podemos obtener acetato de isopropílico, que es también un disolvente con una gran variedad de usos industriales, capaz de disolver la celulosa, el plástico, y algunos aceites y grasas. Se suele utilizar también en algunas tintas de impresión y en perfumes. Aunque, este producto puede ser bastante inflamable, y además dañino para la salud en caso de ingestión o inhalación.

Mediante la reacción del alcohol isopropílico con disulfuro de carbono e hidrógeno de sodio, se consigue obtener un subproducto denominado isopropílxantano de sodio, que es conocido por ser un efectivo herbicida.

Mediante la reacción con tetracloruro de titanio y con aluminio, se consigue el isopropóxido de titanio y de aluminio respectivamente. Al de titanio se utiliza como catalizador, y el de aluminio se utiliza como reactivo químico.

Uso como aditivo de combustible:

Uno de los mayores problemas que encuentra la industria del combustible de la gasolina es el agua. En pequeñas cantidades puede llegar a ser perjudicial ya que a baja temperatura puede llegar a congelarse y separarse de la gasolina.

El alcohol isopropílico puede llegar a disolver el agua de la gasolina, impidiendo que en caso de congelación pueda acumularse en los conductos de suministro. Por lo que resulta un aditivo esencial e indispensable dentro de este tipo de industrias.

En ocasiones, encontraremos la venta de alcohol isopropílico en gasolineras, a modo de aerosol para su utilización de limpieza de cerraduras, y también para su uso en el parabrisas de los vehículos.

Los mecánicos de numerosos talleres suelen utilizar este alcohol también para eliminar pequeñas cantidades de líquido de los frenos hidráulicos. El alcohol isopropílico no contamina las pastillas de freno como pudiera ocurrir con otros tipos de disolventes.

Uso en laboratorios:

Habitualmente, para funciones de conservación de diferentes muestras biológicas, se venía utilizando el formaldehído y otros conservantes sintéticos. El alcohol isopropílico se ha convertido en la principal alternativa a este tipo de conservantes, debido a su baja toxicidad.

Generalmente se utiliza en concentraciones entre el 70 y el 99% de volumen en alcohol.

También es posible encontrar este alcohol en los procesos de extracción de ADN. Es capaz de disolver el resto de productos excepto el ADN, que puede separarse tras un proceso de centrifugación.